La Tecnología Oxo Biodegradable desintegra el plástico y lo reincorpora al medio ambiente. Al final del proceso, el 100% del plástico se destruye y los únicos residuos son agua, mínimas cantidades de dióxido de carbono que se fijan en el suelo como nutrientes (sin efecto invernadero ni calentamiento global) y una biomasa que es fácilmente digerida por microorganismos tales como hongos y bacterias, no deja ningún tipo de fragmento en el suelo. Esta tecnología se basa en la introducción de una pequeña cantidad de aditivo al proceso convencional de manufactura de los productos. Estos aditivos son totalmente inertes, seguros y no dejan residuos tóxicos.

Visitante No.